Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.   Cerrar

Centro Médico Infantil Juvenil Cavín. Oviedo, Asturias
22/09/2016

Desarrollo de un bebé durante sus tres primeros meses

Alguien que no haya tenido contacto con bebés podrá pensar que un niño de tres meses no hace muchas más cosas a parte de comer y dormir. Efectivamente, a esas actividades dedica la mayor parte de su tiempo pero hay otras muchas acciones y logros que habrá conseguido en estos primeros tres meses de vida.

Desde aquí queremos contaros cómo es el desarrollo de un bebé durante sus tres primeros meses y qué hitos habrá alcanzado a esta edad. Además, indicaremos algunas de las señales de alarma que pueden indicarnos la necesidad de hacer una valoración del desarrollo del bebé.

 

DESARROLLO MOTOR

Un recién nacido en posición boca abajo se mantendrá con los brazos y las piernas flexionados. En torno al primer mes, será capaz de mover la cabeza de un lado a otro dejando libre la nariz y será a partir de esta edad cuando comience a hacer los primeros intentos de levantar la cabeza. Tomará como punto de apoyo sus antebrazos y progresivamente la irá levantando más, de manera que se espera que a los tres meses pueda levantarla unos 90º.

En posición boca arriba, observaremos que en general su cuerpo se coloca de una forma simétrica, tanto la cabeza como las extremidades, sin que tienda a girar la cabeza hacia uno de los lados de forma recurrente. A los tres meses, si se lleva a cabo la maniobra conocida como pull to sit, que consiste en tirar de él desde sus antebrazos con intención de colocarlo en posición de sentado, observaremos que la cabeza se mantiene en la línea media y alineada con el tronco, sin caerse hacia atrás. De esta forma estaremos evaluando el control cefálico del bebé.

 

Además, debemos observar que no hay una excesiva pasividad, si no que el bebé tiende a moverse y a intentar coger poco a poco los objetos que le rodean. Si colocamos al bebé de lado, intentará girarse a boca arriba, primero de forma involuntaria y después con mayor intencionalidad. También intentará golpear algunos objetos que se le presenten a la altura de su pecho. En los clásicos gimnasios o mantas de juego, observaremos cómo intenta golpear los juguetes, aunque no podrá hacerlo todavía con mucho acierto. Al resultarle interesante, tenderá a repetir la misma acción. Comenzará a descubrirse sus manos, las observará, las moverá y se las cogerá en la línea media, casi frente a sus ojos. Esto es un buen indicador de que la coordinación bimanual evoluciona de forma adecuada.

 

DESARROLLO COGNITIVO

En el ámbito cognitivo, debemos valorar que los bebés son capaces de atender a Desarrollo bebe atención temprana
los estímulos que les rodean, principalmente de forma visual y auditiva. Los bebés tienen de forma innata predilección por los rostros y voces humanas, principalmente los de su madre. Por eso, es esperable que comience a fijar la mirada ya durante el primer mes ante los rostros que se le acercan y a escuchar voces con atención. Después, progresivamente irán siguiendo objetos, rostros, sonidos y voces siguiendo una trayectoria cada vez más amplia.A los tres meses, es esperable que sigan estos estímulos en un arco de 180º. Además, debemos atender a que se coordinen el movimiento la cabeza y de los ojos.

 

DESARROLLO COMUNICATIVO

Puede parecer imposible a priori evaluar la comunicación y el lenguaje en los bebés de tres meses. Sin embargo, durante esta primera  etapa de la vida ya deben ir apareciendo varias señales de que la capacidad comunicativa del bebé se va desarrollando. 

El bebé será cada vez menos silencioso. Al principio emitirá sonidos guturales (g/ j/ k) y después irá pronunciando vocalizaciones abiertas, como las vocales. Lo más importante es observar que el bebé es capaz de transmitirnos sus estados y sus necesidades, principalmente a través del llanto. Durante estos primeros meses se dan las primeras interacciones que sirven a madre e hijo para alcanzar un ajuste mutuo de cara a regularizar las funciones biológicas básicas del bebé, como la comida y el sueño. Por eso, poco a poco la madre será capaz de diferenciar por qué llora su bebé.

A los tres meses el bebé debe ser capaz de atender durante un breve periodo de tiempo a una persona que le habla o le gesticula y además, aparecerán durante este tiempo las primeras sonrisas. Puede que al principio no sean más que un acto reflejo, pero a los tres meses se espera que esas primeras sonrisas sean una verdadera respuesta a aquellos que se están dirigiendo al bebé. 

Redacción: Ana Cristina Martín Crespo 

Más información: Unidad de Psicología

 





Ver más Noticias
Comparte



Servicios Médicos Infantil Juvenil Oviedo
Centro Médico Infantil- Juvenil Cavín. Especialistas en Pediatría, Traumatología, Psicólogo, Nutricón, Neuropsicología, Logopedia en niños y adolescentes. Oviedo, Asturias.
Centro Médico Infantil- Juvenil CAVÍN

Caveda, 22 Primera Planta
T: 985 207 832
Oviedo 33002
Principado de Asturias
España
Aviso Legal
RSS
Contacto

Facebook Twitter Pinterest Google Plus
Centro Cavín Médico Infanti Juvenil Oviedo Asturias
Cavín - Centro Infantil y Juvenil. Especialistas en Pediatría, Traumatología, Psicólogo, Nutrición, Neuropsicología, Logopedia en niños y adolescentes. Oviedo, Asturias.
CAVÍN - Centro Médico Infantil-Juvenil

Caveda, 22 Primera Planta
Teléfono: 985 207 832
Oviedo 33002
Principado de Asturias
España