Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.   Cerrar

Centro Médico Infantil Juvenil Cavín. Oviedo, Asturias
03/12/2015

Síndrome de Apnea Hipopnea Obstructiva del Sueño

¿POR QUÉ RONCA MI HIJO?

 

Uno de los problemas más frecuentes por el que los padres consultan al otorrinolaringólogo es porque su hijo ronca. El Dr. Andrés Coca, Otorrino en el centro médico Cavín explica que es importante diferenciar el ronquido simple del Síndrome de Apnea Hipopnea Obstructiva del Sueño (SAHOS). El SAHOS infantil se define como un trastorno respiratorio durante el sueño con una situación de obstrucción parcial prolongada de la vía aérea, o bien una situación de obstrucción completa intermitente, que en ambos casos altera la ventilación normal durante el sueño y los patrones del mismo. La apnea se define como la suspensión transitoria de la respiración. Es decir en el SAHOS, el niño ronca y hace “paradas” respiratorias transitorias. En la infancia, el SAHOS, tiene algunos aspectos peculiares a tener en cuenta:

 

- La frecuencia respiratoria del niño durante el sueño desciende y aumenta la resistencia al paso de aire por las vías respiratorias.

 

- La parte baja de la faringe del niño es fácilmente colapsable.

      

- Los niños tienen una menor respuesta a la hipoxia (descenso del oxígeno en sangre) durante el sueño. Aunque de manera inicial se produce un aumento de la ventilación, en un segundo tiempo aparece un descenso de la frecuencia respiratoria que puede conducir a la apnea.

 

-  En niños con SAHOS el umbral de respuesta a la hipercapnia (aumento del CO2 en sangre) está aumentado.

 

La causa más frecuente de SAHOS en niños es la hipertrofia adenoamigdalar. Las adenoides o vegetaciones se localizan en la parte posterior de la nariz, obstruyendo el paso del aire por la nariz del niño, teniendo el niño que respirar por la boca. La obesidad puede ser un factor predisponente para el SAHOS aunque es frecuente que los niños con SAHOS tengan un peso menor del que les correspondería por edad. El síntoma principal del SAHOS infantil es el ronquido. Puede aparecer a cualquier edad, aunque el pico de máxima incidencia está entre los 3 y los 5 años de edad, coincidiendo con el momento en que la relación entre el tamaño de las adenoides y el tamaño de la faringe es más desfavorable. No existe ningún predominio según sexo. El diagnóstico se basa en la clínica. Los síntomas fundamentales durante el sueño son la tríada clásica:

 

            1) Ronquido.

            2) Dificultad respiratoria.

            3) Alteración del patrón normal del sueño que se acompaña de movimientos y posibilidad de despertares frecuentes.

 

La entrevista con los padres ha de ser muy detallada en busca de síntomas que puedan reforzar la sospecha clínica. Es importante establecer las diferencias de si existe o no apnea, añade el Dr. Andrés Coca. Los padres a menudo hablan de ronquido, pero no se han fijado si presentan paradas respiratorias; evidentemente, este último síntoma está ligado al grado de observación de los padres, pues en ocasiones no sólo refieren el ronquido y las apneas, sino también hipersomnia diurna, atragantamiento y respiración bucal. Los padres suelen relatarlo como “está roncando y de repente para de roncar, pasan unos segundos, da un ronquido más fuerte y luego sigue roncando”, hay padres que incluso mueven al niño durante la apnea para que vuelva a respirar. Es típico que los síntomas empeoren durante los catarros (al inflamarse las adenoides o las amígdalas), con mejoría cuando ceden estos cuadros.

 

Los síntomas nocturnos también incluyen el aumento del esfuerzo respiratorio, sueño intranquilo, sudoración, apneas observadas por los padres, e incluso cianosis. Durante el día la mayoría de los niños están asintomáticos y su exploración física puede ser normal. Sólo los casos más graves de SAHOS presentan respiración diurna bucal, respiración ruidosa, disminución del rendimiento, problemas de comportamiento, hipersomnia, hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, retraso del desarrollo psicomotor o falta de crecimiento. Es típico que los niños con hipertrofia adenoamigdalar sean “malos comedores”.

La polisomnografía (el estudio del sueño) es el método de evaluación y confirmación diagnóstica. La aportación de un fragmento de video doméstico durante el sueño puede ser una prueba de valor diagnóstico muy práctica y fácil de realizar.

 

¿CÓMO TRATAR EL SINDROME DE APNEA HIPOPNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO?

 

Para tratar el SAHOS debemos eliminar su causa. La hipertrofia adenoamigdalar asociada a SAHOS es una indicación absoluta de adenoamigdalectomía. Si no se trata a un niño con SAHOS, pueden aparecer varias complicaciones. La complicación más grave en el niño es el fallo ventricular derecho seguido de cor pulmonale (problema cardiaco secundario a un problema pulmonar). El retraso del crecimiento es frecuente en estos niños: el cuadro de SAHOS se relaciona con un descenso en la producción de hormona del crecimiento, secundario a la desestructuración del sueño, y, sobre todo, a la pérdida de sus fases profundas del sueño. En estos retrasos puede influir también la disminución de apetito e ingesta, un mayor gasto calórico y la hipoxemia. La limitación crónica del flujo aéreo nasal puede desarrollar anomalías morfológicas craneomandibulares (paladar ojival, facies adenoidea…). La hipertrofia adenoamigdalar puede producir una insuficiencia respiratoria nasal que condicionará el crecimiento facial pudiendo ser un factor que predispone a la roncopatía crónica en el futuro. A medio plazo en la esfera psicointelectual, pueden aparecer alteraciones del comportamiento que pueden afectar a la relación social del niño o un insuficiente desarrollo de las capacidades cognitivas. 

 

 Redacción Cavín - Centro Médico Infantil y Juvenil.

Más información: Unidad de Otorrinolaringología

                          Dr. Andrés Coca Pelaz





Ver más Noticias
Comparte



Servicios Médicos Infantil Juvenil Oviedo
Centro Médico Infantil- Juvenil Cavín. Especialistas en Pediatría, Traumatología, Psicólogo, Nutricón, Neuropsicología, Logopedia en niños y adolescentes. Oviedo, Asturias.
Centro Médico Infantil- Juvenil CAVÍN

Caveda, 22 Primera Planta
T: 985 207 832
Oviedo 33002
Principado de Asturias
España
Aviso Legal
RSS
Contacto

Facebook Twitter Pinterest Google Plus
Centro Cavín Médico Infanti Juvenil Oviedo Asturias
Cavín - Centro Infantil y Juvenil. Especialistas en Pediatría, Traumatología, Psicólogo, Nutrición, Neuropsicología, Logopedia en niños y adolescentes. Oviedo, Asturias.
CAVÍN - Centro Médico Infantil-Juvenil

Caveda, 22 Primera Planta
Teléfono: 985 207 832
Oviedo 33002
Principado de Asturias
España